Esta Neurotica soy yo...Conozcanme

Mi foto
Intelectualoide psicopata autodestructiva. Fumadora compulsiva. Hombreriega empedernida. Guaranga persiguiendo a su ex.
CONTACTESE CON ESTA PELOTUDA ESCRIBIENDO A masqueunacabra@hotmail.com.ar

martes, 13 de julio de 2010

El nuevo touch and go



Suele suceder en muchas ocasiones que las leyes del equilibrio se impongan en las relaciones amorosas. Así, por ejemplo, es muy posible que el nuevo tipo con el que andemos sea un tigre en la cama pero tenga un culo por cara. Por el contrario puede estar bárbaro pero tener menos onda que flequillo de japonés.

El tipo con el culo en la cara suele ser el más copado, el que más nos calienta, con el que más feeling hay en la cama; pero por alguna cosita extraña NO queremos presentárselo a nuestras amigas y el motivo no es precisamente que no lo hagamos porque la cosa no va en serio sino porque nos avergüenza. Hay que tratar, por lo tanto, de que nadie nos vea con él, menos que menos el ex novio que tiene por acompañante a la Naomi Campbell platense. Si alguien nos ve con el “toco y me voy” y nos preguntan riéndose que quién era, simplemente digan la posta: “era el plomero” “era el nuevo jefe de consorcio del edificio” “era el jardinero…si ya sé que no tengo jardín pero me riega las macetas”.
Si está bárbaro, aunque no nos caliente es muy probable que lo llevemos a todo tipo de evento y se lo refreguemos por la cara a nuestras amigas para que se pongan celosas aunque luego tengamos que aguantarnos un polvo de mierda y una conversación súper embolante.

Otro tema de equilibrios son las edades. Las jóvenes los preferimos mas grandes porque los de nuestra edad son todos unos tarados, que no tienen ni idea de cómo tratar a una mujer, que son inmaduros, que no saben ni meter los dedos, que se piensan que chupar concha es tomar helado. Sin embargo cuando vamos creciendo nos damos cuenta de que los treintones/cuarentones/cincuentones que a los 25 años tanto nos calentaban y tanto fantaseábamos con ellos, son giles, mameros, hacen escenas de celos por nada y continúan en la adolescencia…es por ello que se pone la mirada en pendejos veinteañeros que tienen toda la onda, que son re divertidos, enérgicos y que nos hacen ver las estrellas.

Aunque a veces es cierto que los polos opuestos se atraen, vamos a ponerle “peros” a todo: si tenemos un tacho de basura en la boca no nos va a gustar porque es muy intelectual; si nos gusta salir a bailar y revolear el orto arriba de un parlante no nos va a caber que se quede parado abajo con cara de culo; si nos chupamos hasta el agua de los floreros no nos va a agradar porque es abstemio; que si nos cabe la pilcha el tipo no da porque es un zaparrastoso; que si empezamos el día con un mañanero (el que te deja loco el día entero) la cosa no va porque él está en contra de la despenalización; que si nos gusta por atrás no porque a él le gusta misionera…y así sucesivamente…

A veces pienso que es verdad eso que dicen los hombres…
De que a las mujeres…no hay poronga que nos venga bien.

2 comentarios:

Antonio dijo...

Tus descarriadas y eufóricas manifestaciones de pragmatismo me dan hambre...che, la silla miniatura esta buena!, creación artesanal propia o adquirida en un super chino?.

masqueunacabra dijo...

que es descarriado???
que es pragmatismo????

eeeeeeh...no entendi....jajajaja
las sillas...adquiridas en alguna libreria artistica, no china jajaja