Esta Neurotica soy yo...Conozcanme

Mi foto
Intelectualoide psicopata autodestructiva. Fumadora compulsiva. Hombreriega empedernida. Guaranga persiguiendo a su ex.
CONTACTESE CON ESTA PELOTUDA ESCRIBIENDO A masqueunacabra@hotmail.com.ar

viernes, 13 de agosto de 2010

Para enfermarse bien hay que venir al sur



Dicen que el sur te enferma pero no precisamente de frio sino de otro tipo de resfrio. Pensando en ello es que recuerdo a mi solitaria cocainomana y les paso aqui un relato sobre nuestro ultimo encuentro, que sucedio en La Plata. Como no estoy con ganas de escribir pongo eso que es viejo. Besotes.

A mí me encanta el cine pero me limito a mirar películas y a comentarlas con mis amigas comiendo pizza y diciendo cosas como:
“Che qué bueno que está Marlon Brandon en El Ultimo tango en París!”…
“¡¡¡Seeee y yo me quiero tomar las pepas que Johnny Deep y Benicio del Toro se cuelan en Fear and loathing in Las Vegas!”…
“¡Che pobre el negro de Pulp Fiction… cómo le terminan rompiendo el orto!”.

Pero como me encuentro preparando un ensayo sobre el Teatro filmado de Melies y otro sobre el genero Hick pix decido ampliar mis conocimientos y para ello me junto nuevamente a cenar con la solitaria cocainómana cinéfila.

Dicen por ahí que no hay que juntar agua con aceite. Yo digo que no hay que juntar amistad con trabajo. Porque más que hablar seriamente terminamos borrachas, cantando las canciones de banda sonora de Vicky Cristina Barcelona y hablando de cualquier chusmerio.
En esta ocasión fue como si un chorro de sangre me saltara en la cara, fue como leer la sección policiales ya que la muy drogada se vino con unas noticias terribles.


Ella vive en un edificio en el centro de Berazategui…… (¿Hay edificios en Berazategui?). Dice que en el piso de arriba vive una cantante francesa que de chiquita se crió en un cabaret pero por su espectacular manera de cantar llegó a tener fama mundial y a girar por el mundo con su magnifica voz. Amante de un famoso boxeador que se murió cuando cayó su avión aumentó su adicción a la morfina motivo por el cual
tiene 45 años y parece de ochenta y de a poco esta muriendo. Pobre.
En el cuarto piso vive una camarera de un bar que siempre anda sola y por lo que parece ser le gusta arreglar los problemas de la gente.
También tiene un vecinito que dice que el edificio fue, en épocas anteriores, un centro de detención y tortura…dice que fue así porque él ve muertos por todos lados.
Al del sexto piso que era duro pero no de matar, unos jovencitos ultraviolentos le cayeron en la casa, le violaron a la esposa y lo re cagaron a trompadas.

Seguimos bebiendo el vino que está bien rico.
Le digo que pare un poco, que tanta crónica roja me hace mal. Pero ella sigue y sigue porque como está re dura no puede parar ni de hablar ni de fumar ni de beber y me dice que me quede tranquila porque los buenos siempre triunfan y porque hay un hombre que puede volar y acude a solucionar los problemas de la gente ante tanto villano que anda dando vuelta.

También me contó de los vecinos que se la pasan puetandose y se tiran con cosas y que “hijo de puta y que andate de acá y que la concha de tu madre.” Yo me pongo mal porque me hace recordar algunas experiencias personales. Pero ella me dice que no me preocupe. Que de a poco todo se arregla, que al final se casan en una gran fiesta al aire libre en un jardín divino y que, justo ese día de la boda, se forman otras parejitas que anteriormente también se llevaban mal y todos los problemas de todas las personas encuentran un punto culmine muy alegre y todos lloran y bailan y comen pastel.
Y eso es lo que me molesta de esta yegua mal parida…siempre me cuenta el final de las películas.

3 comentarios:

Momo dijo...

Hola me encantaron tus dibujos!! Sabes mi madre tambien tiene el mal gusto de contarme el final de las peliculas!! Ni te cuento cuantas peliculas me ha arruinado!!!

masqueunacabra dijo...

Hey Momo!!
gracias!!!
Si la verdad que es un garron que te hagan eso!!!
Besos!

Anthoyne dijo...

Me parece que la frase "edificio en Berazategui" ejemplifia a la perefcción el significado de la palabra: Utopía